El Cenidid

 

El Cenidi Danza José Limón nació un 14 de enero de 1983 para articular teoría y práctica en textos accesibles y atractivos, analizar las propuestas conceptuales y estéticas que definen la variedad de estilos según los periodos históricos y resguardar los materiales que dan fe de la trayectoria de los grandes creadores de la danza y su relación con el arte escénico. Actualmente investigadores y documentalistas sostienen un diálogo académico indispensable con la comunidad del país, que nutre las líneas humanísticas, críticas, teóricas, técnicas e interdisciplinarias de la investigación.


cenidid-3er-piso

 

Reseña HistÓrica

La Ley que crea el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura fue publicada en el Diario Oficial de la Federación el 31 de diciembre de 1946, mismo que dependía de la Secretaria de Educación Pública hasta 2016 cuando se constituyó la Secretaría de Cultura de la cuál hoy depende.

Con la finalidad de cumplir con los fines para los que fue creado, específicamente los de cultivar, fomentar, estimular, crear e investigar las bellas artes en la rama de la danza, en los años 40, la necesidad de crear un centro de investigación de la danza fue manifestada por la maestra Nellie Campobello; una década después, Miguel Covarrubias contempló la idea de conformar un centro de investigación que tuviera como prioridad la Danza Tradicional Mexicana; pero ninguno de estos dos intentos pudieron concretarse.

Tiempo después, cuando Miguel de la Madrid inició su administración como presidente de México, nuestro país presentó un gran crecimiento cultural. Es así que gracias al interés y apoyo de Guillermo Arriaga, entonces Jefe de Departamento de Danza del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, en enero de 1983, nace bajo la dirección de Patricia Aulestia el Centro de Información y Documentación de la Danza (CID Danza), en las instalaciones de la Compañía Nacional, atrás del Auditorio Nacional.

iniciadores

Entre los objetivos del Centro se encontraban los de rescatar, recopilar, ordenar, investigar y difundir toda aquella información relacionada con el quehacer dancístico. Estos propósitos contemplaban la elaboración de textos accesibles y atractivos que dieran cuenta de la variedad de estilos dancísticos, así como del resguardo de los materiales que dan fe de la trayectoria de los grandes creadores de la danza en el mundo.

Meses después de su fundación, la sede pasó a las instalaciones del entonces Sistema Nacional para la Enseñanza Profesional de la Danza, escuela cuya sede formaba parte del Centro Cultural del Bosque.

En esta primera etapa el esfuerzo se centró en formar un acervo histórico, tarea que tuvo la invaluable participación de especialistas de la danza, personas que contaban con una gran experiencia, como bailarines, maestros y coreógrafos, quienes generosamente donaron sus archivos personales y localizaron materiales importantes dentro de colecciones privadas, que se sumaron a los ya recopilados en la década de los setenta por el Departamento de Danza, además, protagonizaron charlas públicas y encuentros nacionales de investigación.

Posteriormente, el Centro de Investigación de la Danza cambió su sede y compartió espacio con el Centro de Investigación Coreográfica (CICO), en la Escuela Nacional de Danza Nellie y Gloria Campobello, ubicada en Polanco.

Los Centros de Investigación adquieren su carácter nacional en 1988 y el CID tomó el nombre con el que actualmente lo conocemos: Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información de la Danza José Limón.

En 1993 el Centro cumplió su primera década con Lin Durán como nueva Directora. En ese momento las preocupaciones eran: la elaboración de la historia crítica de la danza en nuestro país; la generación de instrumentos teóricos y metodológicos; el apoyo a la educación dancística basado en el conocimiento y análisis del proceso de enseñanza aprendizaje, y la incidencia en la formación de investigadores especializados en este campo.

En 1994 el CENIDI DANZA llegó a su última sede, en las instalaciones del Centro Nacional de las Artes. En este período se abrió una importante etapa de reflexión, bajo nuevos paradigmas teóricos, seguida del entusiasmo de sus investigadores. Las coordinaciones de investigación, documentación y difusión favorecieron la consolidación de los objetivos del Centro.

Para responder a las disposiciones marcadas por la Subdirección General de Educación e Investigación Artísticas de fortalecer el diálogo interno y trabajo entre pares, se crean las Academias, un espacio para el intercambio académico al interior del Centro.

En 1998, con Maya Ramos en la dirección del Centro, se imparten seminarios con maestros nacionales y extranjeros, se firman intercambios interinstitucionales y se realizan importantes exposiciones fotográficas.

En 2002, con Patricia Cardona al frente del Centro, se profundiza en el trabajo de reflexión y se desarrollan técnicas documentales que simplifican el acceso a la consulta de los acervos. Se amplía el espacio de atención al público y se incrementa la divulgación académica, especialmente a través de la creación de la Biblioteca digital; banquetes y tertulias crean vínculos con la comunidad artística y de manera especial con la educativa. A través de diversos diplomados, el Centro se convierte en un espacio de desarrollo profesional y educativo.

A partir de 2006, bajo la dirección de Elizabeth Cámara en el Centro se reordenan las líneas de investigación, para fortalecer los vínculos y los estudios teóricos y críticos que involucren el análisis de obra y su recepción, así como los estudios interdisciplinarios. Se aumenta el número de publicaciones, se implementa la Maestría en Investigación de la Dana y se apoya la creación del Repositorio de investigación y educación artísticas del Cenidid, mismo que creció para convertirse en el Repositorio de investigación y educación artísticas del Instituto Nacional de Bellas Artes.

Actualmente el centro es conformado por las áreas de Investigación, Documentación, Difusión y Administrativa.

OrganigramaCENIDID

 

 

 

 

 

 

 


Visitas